11/10/16

Colectivo detroit: El beso

Te conocí hace unos años, entre canciones de folk e historias de amores perdidos, y juro que desde la primera vez que nuestras miradas se encontraron no he podido olvidarte. Aquella noche me invitaste a un par de copas y a unos cuantos bailes. Nos balanceábamos por la pista, sin saber muy bien dónde poner los pies, mientras nos sumergíamos en nuestro propio mundo, al cuál no volvimos hasta que nos reencontramos unas semanas después. Tú llevabas una pajarita marrón, que hacía juego con tu barba frondosa y corta, y yo un vestido naranja que hizo preguntarme si estábamos destinados a estar juntos, pues que combináramos no podía ser una absurda casualidad. Aquella noche, cuando mis pies dolían y tus piernas temblaban, salimos juntos del pub para tomar algo de aire... aunque lo que no sabíamos era que tomaríamos el del otro. 
Fuente
No pudimos resistirnos. En cuanto pisamos el suelo de fuera y el frío chocó contra nosotros, me abrazaste y buscaste mi boca, como si algo invisible te atrajera hasta ella. Nos movimos lentamente, fundidos el uno en el otro, y acabé con la espalda pegada a una pared, con mi moño aplastado y el pintalabios esparciéndose por mi cara,convirtiéndose en una sombra rojiza y rosa, que combinaba con tu sonrojo.
Nos despegamos unos instantes. Tú me susurraste que hacía tiempo que nadie te hacía sentir así y que me besarías durante horas. Yo te susurré que nunca había tenido tantas mariposas en el estómago, que adoraba el tacto de tu barba y que, si por mí fuera, te besaría durante toda la eternidad. Nuestros labios volvieron a juntarse, las lenguas volvieron a una batalla que ninguna quería ganar y las horas siguieron pasando. 
La música folk se oía cada vez que alguien salía a fumar, y yo sentía que aquella era nuestra banda sonora. Sentía que estaban metida en una de esas escenas de película, donde los protagonistas se besan hasta que sus labios se desgastan, suena una canción de fondo y los fuegos artificiales se precipitan hacia el cielo, como si celebraran aquello. 
Mis fuegos artificiales estaban en mi estómago, explotando cada vez que me mordías el labio y me acariciabas la mejilla. Los tuyos me dijiste que estaban en cada momento que te acariciaba el pelo y te apretaba contra mí, como si temiera que algo nos separara. 
Nunca me había besado con un desconocido, y menos perdiendo la noción del tiempo, pero sentía que te conocía de antes, tal vez de alguna otra vida. Tú y yo sabíamos que no era algo de una noche, ni de un instante, que era algo más y que podría durar una vida o dos. 
Cada cierto tiempo vuelvo a ese momento, cierro los ojos y me imagino que aún estamos besándonos contra aquella pared, aquel día frío y gris de invierno, siento tu calor y tu barba raspándome mis mejillas, tus grandes manos acariciándome la espalda y tu aliento mentolado contra mi cuello cada vez que te separabas para respirar...

Playlist del relato: https://open.spotify.com/user/1156983243/playlist/3EiYpbTyDGoyzQTes2Jzz6


La música es un elemento que puede resultar muy útil durante el proceso creativo. Muchas veces, para mejorar la concentración, he empleado música. En ocasiones me ha ayudado a alcanzar "el ambiente", o el ritmo, que un texto en particular requería. Sin embargo, nunca he hecho lo siguiente:

El ejercicio de esta semana consiste en escoger de 3 a 5 canciones sin pensarlo mucho. Elegir el orden de reproducción que más nos gusta, o atrevernos con el aleatorio. Coger papel y boli, o abrir el archivo de Word. Cuando le deis al PLAY, empieza vuestro proceso de escritura. Y acaba en cuanto se acaben las canciones que habéis escogido. ¿De qué vais a escribir, os va a dar tiempo a cerrar el texto, o quedará inacabado? Eso lo descubriréis una vez finalizado el ejercicio. El único requisito esta vez, como durante el ejercicio del trayecto: el tiempo de escritura se acaba cuando la música deje de sonar.
Instrucciones:




1. Leer el “enunciado” del ejercicio.

2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.

3. Escribir lo que te sugiera. Pero con música de fondo.

4. Publícalo en tu espacio.

5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.

6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.
Relatos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario