10/8/15

La princesa quería ser bella

«Recoge las rosas, doncella, mientras la flor es nueva y la juventud fresca,
Y recuerda que así se apresura también tu edad». — Ausonio (310 - 395)

 
Día tras día, observaba aquella bella flor. Veía cómo iba creciendo, cómo su belleza iba siendo mayor. Cada día se preguntaba si ella, en algún momento, tendría tal belleza, y si las personas se quedarían observándola como todos hacían con aquella rosa. Ella era la princesa de un lejano reino y, según los cuentos que le habían narrado, algún día sería la más bella el reino. Pero ¿y si no lo era? ¿Y si de mayor se volvía vieja, tan vieja y arrugada como una bruja de las fábulas que le leían? ¿Y si... y si se volvía fea? Caroline sintió que el terror se apoderaba de ella, empezó a sentir escalofríos. Se miró en el enorme espejo de su habitación y vio una imagen que no le gustó nada. La ficción se había vuelto realidad. Su juventud se había evaporado. Con temor, corrió a la ventana y observó a la rosa. Estaba marchita. Todos los pétalos habían desaparecido. Sólo quedaba de ella un triste capullo. Caroline se miró las manos y en vez de ver sus pequeñas, pálidas y suaves manos se encontró conque estaban llenas de callos y llagas. ¿Cómo era posible? ¿Dónde estaba su belleza? ¿Dónde? ¿Quién se casaría con ella en tal estado? Presa de la locura, y espantada por lo que ocurriría si alguien la veía en tal estado de fealdad, se arrojó por la ventana y cayó en un espeso manto de nieve. La princesa tiñó la blancura del paisaje del rojo de su sangre e, inesperadamente, comenzó a deshacerse. Su cuerpo empezó a evaporarse y a fundirse con el viento que azotaba al lugar. 

La belleza y el temor a crecer habían consumido a la princesa, la habían llevado a la locura, desperdiciando la juventud que aún le quedaba.

17 comentarios:

  1. Me guuuusta *^* ¿Te imaginas que la nieve es la princesa? Estaría en todas partes. Bueno, aquí en Valladolid no xDDD
    Obsesionarse con las cosas no es bueno, y básicamente sobre eso nos advierte el relato. Me ha gustado mucho, de verdad :)
    Un beso,
    C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ímaginate a la princesa fuera cada copo de nieve caído en las montañas jajajaj Sí, obsesionarse nunca es bueno, sobre todo con las cosas efímeras. Me alegro de que te haya gustado, y gracias por ayudarme con el final :) Un abrazo enorme

      Eliminar
  2. Me gusta. Me la imagino y todo :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón. Gracias por leerme

      Eliminar
  3. Jo, ¡qué bonito! Ay. Además tiene un trasfondo muy profundo y necesario tal y como está la sociedad hoy en día. Me ha gustaodo muchísimo y me encanta que hayas sacado ese relato de la frase de Ausonio :)

    ¡Un beso!
    Étincelle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay muchas gracias Paco. Jo, es que vi la frase y no pude evitarlo, creo que algo feliz no tendría sentido. Me alegro un montón de que te haya gustado. Un abrazo enorme

      Eliminar
  4. ¡Oh qué bonito! Ha sido precioso. Me ha gustado mucho, sobre todo cuando la princesa empezó a deshacerse sobre la nieve, y la forma en que reflejas su obsesión que la consume como un locura^^

    Un Beso

    Angie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas muchas gracias. Me alegro un montón d que te haya gustado. Las obsesiones siempre llevan a la locura sin darse uno cuenta. Un abrazo enorme

      Eliminar
  5. Una escena realmente preciosa, tan hermosa como triste. Ese final en la nieve me ha conquistado, de verdad, Lore, es precioso. Es un texto acogedor, que te acuna como lector incluso a pesar del final amargo. Felicidades.

    Un frío beso,

    Emily

    ResponderEliminar
  6. Qué dramático, y cuánto me ha gustado. Es un relato cargado de tristeza, pero una tristeza preciosa.

    Besos

    Epo Zena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaay gracias Epo <3 <3 Y que digas que es una tristeza preciosa me encanta jajaja muchas muchas gracias y me alegro de que te haya gustado. Un abrazo enorme

      Eliminar
  7. Oooh, pobre princesa, obsesionada con su rosa y su juventud. Es lo que tiene pensar demasiado en algo, te lleva a perder la cabeza, poco a poco.
    Muy bonito, la verdad.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, de verdad. Me alegro de que te haya gustado <3 <3 <3 Un abrazo enorme

      Eliminar
  8. ¡Ay! No me esperaba ese final ;_; Me ha gustado un montón. Enhorabuena.

    Un saludo, Vic desde smoking-crayons.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  9. A muchos nos pasa (me incluyo xD) el miedo a crecer nos quita la diversión del camino. Muy bueno, pude imaginar la nieve teñida de rojo y sentir el frío en esa muerte absurda. Me gustó mucho, felicitaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Espeluznante la forma que has tenido de expresar como la cordura puede desaparecer si nos obsesionamos con algo... Algo magnifico y desolador.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Diría que te quedó como una fábula, con moraleja y todo ;) Coincido con los demás en que la imagen de la nieve es preciosa.

    Saludos!

    ResponderEliminar